Precios de Reformas

Guía de precios con un instalador energía solar

​Las energías renovables son cada vez más habituales en las viviendas. Es algo lógico, porque nuestro planeta cada vez tiene menos fuentes de energía consumible y llegará un momento en que se agoten. La energía solar es probablemente la más conocida, y en nuestro país es sin duda una excelente elección debido a la gran cantidad de horas de sol de que disfrutamos. A pesar de ello, en la actualidad países mucho menos “soleados”, como por ejemplo Alemania, se elevan como paradigma del uso racional de la energía solar; mientras que las zonas mediterráneas, más proclives a su empleo, se encuentran muy por detrás en este sentido.

Adaptar la energía solar a nuestras viviendas es mucho más fácil de lo que pudiéramos pensar. Hoy día existen equipos formados por paneles solares, acumuladores de energía y canalizaciones/conexiones cuyo precio es cada vez más asequible. La energía solar doméstica se divide en dos tipos: energía solar térmica y energía solar fotovoltaica. La primera proporciona agua caliente sanitaria (ACS) y/o calefacción, y la segunda, energía eléctrica. Cada una de ella necesita equipos diferentes y tiene distintas aplicaciones.

Los equipos para la obtención de energía solar térmica están formados por los paneles (colectores) y sus soportes, que nos servirán para orientarlos en el tejado de forma que reciban la máxima cantidad de luz solar; un sistema de control, que va comprobando la temperatura de las aplicaciones y aportando más energía (si es necesario) a través de equipos de apoyo; un acumulador o tanque que almacena agua caliente, y el sistema de apoyo propiamente dicho, que suministra energía cuando no es posible obtenerla del sol. Estos equipos se presentan en muy distintos tamaños y precios, y en pocos años se suelen amortizar.

La energía solar fotovoltaica se obtiene también de paneles colectores situados en las cubiertas, que se comunican mediante cables con dos elementos: el regulador, que previene las sobrecargas, y el inversor, que transforma la corriente continua en corriente alterna de uso doméstico. El equipo también cuenta con una batería que almacena la energía producida, y la distribuye a las aplicaciones. El precio de estos sistemas es más elevado que el de los que proporcionan energía solar térmica, pero en zonas donde no hay posibilidad de conexión a la red eléctrica y en viviendas con muchas horas de sol, la inversión se amortiza en tan solo unos años.



Selecciona tu proyecto con un instalador energía solar

Instalaciones electricas

Precio medio del país

1283 €

Ver precios en tu zona

Instalación eléctrica