Precios de Reformas

Guía de precios con un interiorista

​Muchas personas se preguntan a menudo cuáles son exactamente las funciones de los interioristas. Estos profesionales cada vez están mejor valorados y tienen más protagonismo en las reformas de las casas, ya que se encargan de establecer cuál es la mejor forma de decorar y equipar una vivienda, dentro de un presupuesto previo y con los resultados más eficaces. Contratar a un interiorista profesional para llevar a cabo la reforma de un inmueble es una excelente idea, y el precio que paguemos por su trabajo quedará sobradamente rentabilizado por el ahorro de tiempo y de quebraderos de cabeza que nos supondrá contar con sus servicios. Además, por supuesto, de la considerable mejora en lo que a resultados se refiere.

Pero, ¿qué es lo que hace un interiorista? Dentro de sus funciones se encuentran las de distribuir espacios, decidir dónde irán los puntos de luz de una casa, controlar cómo incide la luz natural para incrementarla mediante distintas soluciones, escoger los materiales, revestimientos y accesorios más adecuados dentro del presupuesto establecido (e intentar ajustar los precios con los suministradores), elegir los colores, las texturas y las líneas generales de la decoración, determinar la distribución de elementos y superficies en estancias como la cocina y el baño, escoger el mobiliario…

Por supuesto, todas las decisiones las toma el interiorista junto con el propietario del piso, que tendrá que exponer cuáles son sus gustos y preferencias para que constituyan la base de su trabajo. Sin embargo, los interioristas están al día (más que casi cualquier otro profesional) de todas las tendencias decorativas, y saben mejor que nadie qué es lo que puede aumentar la belleza y la confortabilidad de las viviendas. También son una fantástica fuente de información en lo que respecta a precios, calidades, estilos y otros aspectos relacionados con la decoración.

A la hora de hacer una reforma en una vivienda (tanto si se tratar de una sola estancia, como de toda la casa), casi siempre merece la pena contratar los servicios de un interiorista. Además de llevar a cabo los proyectos con gusto y eficacia, estos profesionales también se encargarán de coordinar a los gremios de forma que podamos quitarnos gran parte de la carga de la reforma de nuestras espaldas.